Fotografía contemporánea por Francisco González Fernández.

Giovanni Castell “Aporie”

A lo largo de toda la historia de la fotografía las nociones de realidad y lo real han estado adheridas siempre a su propia esencia. No diría nada nuevo si dijera que hoy vivimos en un tiempo en el que los límites de la realidad y la noción de lo real han saltado por los aires, como si de una violenta erupción volcánica se tratara y, con ello, las fronteras de lo fotográfico igualmente se han visto sacudidas y socavadas hasta extremos poco imaginables.

Durante décadas la dicotomía pintura y fotografía o viceversa, se sustentó en una especie de dilema filosófico, teórico y artístico, cobrando incluso en determinadas épocas una virulencia inusitable entre los partidaros de una y otra, como si se tratara de una competición por determinar cuál de ellas merecía el estatus supremo del arte.

Hoy ni tan siquiera podemos hablar de arte, pues su sentido ha quedado despedazado ante el cuestionamiento radical de la realidad que se da en las sociedades actuales. El arte hoy es una cualidad dinámica, en permanente transformación que se ha instalado, además, en los medios de comunicación de masas, en los canales de consumo y en las redes sociales, de manera que la dicotomía fotografía y pintura no tiene en la actualidad ningún valor, resulta banal y efímera pues ha quedado sustituida, en esencia, por la validez de la idea o del objeto en la producción de otras formas, otras interpretaciones, otras creaciones, otras realidades u otras ficciones.

La obra de Giovanni Castell (1962, Munich) constituye una clara expresión de esto que digo y es un ejemplo de la producción de realidades en las que la pintura y fotografía, fotografía y pintura aunan sus capacidades para hibridarse en una creación única e inusual.

Espacios y paisajes que se constituyen con las posibilidades técnicas de lo digital, en la búsqueda de una creación poética esteticamente poderosa a la vez que sugerente y seductora.

 

Foto portada y fotos: de la serie Aporie de Giovanni Castell

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *